Conceptos básicos: tu patrimonio

En anteriores entradas hacía referencia al ahorro del año 2018 y a las herramientas que utilizaba para controlarlo. Una vez cuantificado el importe ahorrado, podemos actualizar el cálculo de nuestro patrimonio.

¿Cómo calcular el patrimonio? Simplificando, sumaremos todo aquello que tenemos o controlamos (activos), y restaremos todo lo que debemos (pasivos). Al resultado, lo llamaremos patrimonio neto, concepto que sirve para medir nuestro nivel de riqueza.

Patrimonio Neto = Activos – Pasivos

O dicho de otra manera:

Activos = Patrimonio Neto + Pasivos

¿Qué elementos propios de una economía doméstica entrarían en la categoría de “Activo”? Pensad en todo aquello que tengáis y que podamos cuantificar en euros: vivienda, coche, parking, dinero en efectivo, depósitos, acciones, fondos de inversión, planes de pensiones, bonos u obligaciones del estado, dinero que hayáis prestado y que tengáis pendientes de cobro, ordenadores, colecciones de libros, electrónica… y muchos otros más.

Estos activos pueden cambiar de valor con el tiempo, evidentemente. Consigamos activos de calidad, que incrementen su valor con el paso del tiempo y evitemos en la medida de lo posible aquellos que pierden valor.

¿Cuáles serán nuestros “Pasivos“? Principalmente préstamos y deudas con tarjetas de crédito por aquellos saldos pendientes de pago. Muchos otros elementos formarán parte de nuestro pasivo circunstancialmente, ya que se generan y pagan en un espacio muy corto de tiempo:

  • Si tenemos vivienda: la cuota de la comunidad, recibos de suministros, la cuota de internet, seguros de la casa e impuestos…
  • Si tenemos coche: el seguro, impuesto de circulación, revisión anual en el taller, gasolina…
  • Si tenemos hijos: cuota del colegio / guardería, gastos por estudios, actividades extraescolares, ropa…
  • Y resto de compromisos que podamos tener con terceros.

Por lo tanto, cuanto mayor sea la diferencia entre nuestros activos y nuestros pasivos, mayor será nuestro patrimonio neto y nuestra salud financiera.

Veamos con un ejemplo como podemos llegar a calcular nuestro patrimonio neto:

Supongamos que una persona, a la que llamaremos Irene, de 38 años y activa laboralmente, se sienta a calcular cuál es su Patrimonio Neto y su balance de situación inicial. Veamos qué Activos y Pasivos posee o debe:

  • Tiene una casa, valorada hoy en 180.000€
  • Un parking, valorado hoy en 20.000€
  • Dinero en la cuenta corriente, unos 20.000€
  • Acciones, valoradas hoy en 5.000€
  • Un préstamo hipotecario, con una deuda pendiente de 50.000€
  • Deudas por tarjeta de crédito, por 1.200€

Remarco el hoy porque los activos debemos valorarlos a su precio de mercado. Si la casa la compramos por 100.000€, pero podemos venderla por 180.000€, este último es el valor que tendremos en cuenta, ya que buscamos reflejar la realidad de nuestro patrimonio. Si las acciones nos costaron 12.000€ y ahora podemos venderlas por 5.000€, pues lo mismo.

Esta es una diferencia importante con la contabilidad que realizan las empresas, ya que en sus balances no siempre presentan los activos a su precio de mercado (por ejemplo, en el caso de los inmuebles, que se presentan a su precio de compra menos una amortización anual, ya que, supuestamente, los inmuebles perderían valor a medida que son más antiguos).

Sigamos con el ejemplo.

¿Qué tiene Irene? ¿Qué debe? Veamos rápidamente cuál es su situación inicial:

Vemos que la suma total de los activos de Irene es de 225.000€: es lo que recibiría hoy si vendiese todo lo que tiene. Sus pasivos ascienden a 51.200€, lo que tendría que pagar hoy para cancelar el préstamo y la deuda de la tarjeta de crédito que tiene pendiente.

Por lo tanto, su patrimonio asciende a 173.800 €, la diferencia entre sus activos y sus pasivos, una cifra nada despreciable.

¿Dirían ustedes que Irene es una persona solvente? Seguro que sí. ¿Qué dato en el balance inicial nos confirma esto?

  • Una forma de medir la buena situación de Irene es la relación entre su PATRIMONIO NETO y sus ACTIVOS, lo que se conoce como Ratio de Solvencia. Veámoslo:

Cuanto mayor sea esta ratio, que oscilará entre -100% y 100%, mayor será nuestra salud financiera. ¿Qué quiere decir esta ratio? Que si mañana Irene decide vender todos sus bienes y cancelar todas sus deudas se quedaría con 77,24€ por cada 100€ que tenga de activo. Su solvencia es muy elevada.

¿Qué conclusiones podemos sacar de este ejemplo?

  • Es fundamental que nuestro PATRIMONIO NETO sea positivo: ello querrá decir que nuestros ACTIVOS son superiores a nuestros PASIVOS. Si ocurriera lo contrario, estaríamos en quiebra técnica y estaríamos asumiendo un riesgo muy alto, especialmente si hemos de devolver nuestra deuda en un corto espacio de tiempo.
  • Cuanto mayor sea nuestro PATRIMONIO NETO en relación a nuestros ACTIVOS, tendremos más solvencia y mayor seguridad financiera.

Normalmente, al inicio de nuestra vida laboral partimos de unos activos y pasivos muy reducidos, cercanos a valor cero (quizás algunos ahorros, un coche… poco más). Empezamos a ahorrar y, consecuentemente, acumulamos activos y generamos patrimonio.

¿Qué ocurre cuando compramos nuestra primera vivienda? Que utilizamos gran parte de este patrimonio generado los años anteriores para financiar la compra: usaremos el dinero acumulado (-activo) para pagar la entrada de la vivienda (+activo). La diferencia entre el precio de la vivienda que compramos y el dinero que hemos entregado en la entrada es, aproximadamente, el préstamo que necesitamos pedir al banco para poder asumir la compra (+pasivos).

En resumen, tenemos que:

  • Sube nuestro activo por el precio de compra de la casa
  • Baja nuestro activo, por el dinero que entregamos en la entrada y otros gastos de la compra (impuestos, notarios, bancos). Ya no lo tenemos.
  • Sube nuestro pasivo, por el préstamo que hemos solicitado al banco

Por lo tanto, en términos netos, tras la adquisición subirá tanto nuestro activo como nuestro pasivo, y el porcentaje que representa nuestro patrimonio neto sobre el total de nuestros activos se habrá reducido.

Veamos cómo impactaría una operación así en el balance de Irene, si suponemos que:

  • Compra un apartamento por 120.000€
  • Los gastos de la compra son 10.000€
  • Usa todo el efectivo que tenía para pagar la entrada (20.000€)
  • Pide un préstamo hipotecario para financiar la compra, de 110.000€

Su nuevo balance quedaría de la siguiente manera:

Observen que el total de activos propiedad de Irene ha pasado, tras la compra del apartamento, de 225.000€ a 325.000€. Los pasivos también se han incrementado, pasando de 51.200€ a 161.200€, por la nueva deuda.

En cambio, el patrimonio neto que tiene ahora Irene se reduce de 173.800€ a 163.800€, por los gastos que asume en la compraventa. Inicialmente, la operación le supone una pérdida patrimonial por los gastos derivados de la compra. Además, el ratio de solvencia de Irene pasa del 77,24% al 50,40%, se ha reducido. Esto se produce porque ha utilizado dinero ajeno (el préstamo) para financiar la compra y ahora tiene más compromisos. Esto es lo que se conoce como apalancarse. Cuidado con apalancarse demasiado.

Objetivo: incrementar nuestros activos y reducir nuestros pasivos, para poder así fortalecer  nuestro patrimonio y el ratio de  solvencia

A mi modo de ver, lo deseable para una economía doméstica es situar nuestro ratio de solvencia por encima del 40%-50%. ¿Por qué motivo? porque nuestros activos se pueden deteriorar y perder valor, mientras que las deudas siguen estando ahí. Imaginemos una vivienda comprada en el pico del ciclo inmobiliario y que a los cinco años se puede vender por un 70% de su precio original. Se ha depreciado un 30%, pero el préstamo que debemos es el mismo. Tenemos menor valor en nuestro activo mientras que el pasivo permanece en un valor similar. Si tenemos al menos un patrimonio neto del 40%-50% en nuestro balance, podremos absorber esta pérdida en caso de que sea necesario liquidar nuestro activo para devolver los pasivos.

Para poder soportar una situación así, es recomendable que nuestro ratio de solvencia sea elevado, porque de lo contrario el volumen de nuestros pasivos se podría comer el total de nuestros activos y estaríamos en problemas en caso de perder nuestros ingresos habituales (salario, otras rentas…). Podría darse la circunstancia de que aún vendiendo nuestros activos no podríamos cubrir nuestras deudas (pasivos), como le ha pasado a muchas familias en la reciente crisis económica.

A día de hoy, mi patrimonio supone un 74% del total de mis activos, aproximadamente, por lo que estoy en una posición financiera sana. Pero hace años, al comprar la casa, me situé en una posición de apalancamiento alto; el ratio de solvencia era inferior al 10%, y si hubiera perdido el trabajo y los ingresos durante un periodo largo hubiera tenido problemas. Esto ocurrió porque financié un % muy alto del precio de la vivienda, quedándome además sin apenas efectivo u otros activos. Afortunadamente, el ser una persona ahorradora me ha permitido reforzar mi patrimonio con el paso de los años. El ahorro es clave para ello, disculpad si insisto demasiado.

En resumen, os animo a realizar el ejercicio de calcular vuestro patrimonio y seguir su evolución en el tiempo, os llevará un par de minutos y con bolígrafo y papel es más que suficiente. Recordemos que los activos deben valorarse a precio de hoy (la vivienda y las acciones se pueden haber revalorizado con el tiempo, o no; un coche se habrá devaluado, sin duda).

En el futuro, al igual que con nuestra economía doméstica, cuando analicemos el balance de una empresa le daremos una gran importancia a la relación entre el patrimonio neto y el total de los activos para determinar la seguridad de una inversión. Del mismo modo, deberemos valorar la calidad/valor de los activos y pasivos que presentan en su balance, para comprobar si reflejan su valor real. Lo veremos más adelante.

Un comentario sobre “Conceptos básicos: tu patrimonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s