Las cuentas anuales. El Balance (I)

En la anterior entrada revisaba los principales puntos que tengo en cuenta a la hora de analizar una posible inversión en una empresa. Me centro hoy en profundizar en uno de ellos, las cuentas anuales, que están comprendidas por los siguientes documentos:

  1. Balance
  2. Cuenta de Pérdidas y Ganancias (PyG)
  3. Estado de cambios en el Patrimonio Neto (ECPN)
  4. Estado de gastos e ingresos reconocidos (EIGR)
  5. Estado de Flujos de Efectivo (EFE)

A su vez, la presentación de estos estados estará acompañada por otros documentos útiles: el Informe de Gestión y la Memoria. Otro que podremos tener en cuenta es el Informe de Gobierno Corporativo, que detallan las normas y funcionamiento de la Dirección, Consejo de Administración y accionistas de la empresa.

Recordad que las cuentas anuales pueden consultarse en la página web de la empresa o en la del regulador al que deben presentarlo: la CNMV en el caso de España, la SEC en EEUU…

Las cuentas anuales se presentan anualmente, a la fecha de cierre del ejercicio, que normalmente será a 31/12 (pero no tiene por qué, por ej. Inditex cierra a 31/1). Estas cuentas están auditadas, por lo que ya traen un primer filtro de revisión cuando se hacen públicas. Además, podemos consultar un avance de las mismas de manera semestral y en la mayoría de empresas también se hacen públicos informes trimestrales que nos avanzan la evolución de la empresa durante el año.

Entremos en detalle de lo que nos ofrece cada estado de las cuentas anuales, empezando hoy por el Balance:

Resultado de imagen de balance

El Balance: nos detalla los activos y pasivos de la empresa a cierre del ejercicio. Por lo tanto, es una foto fija en un día concreto, el último del ejercicio. Son unas cuentas estáticas, hay que tenerlo en cuenta.

  • Activos: aquellos bienes o derechos que posee la empresa, de los cuales podemos destacar los siguientes:
  1. Inmovilizados: intangible, material e inversiones inmobiliarias. Aquí se incluyen los derechos, marcas, patentes, fondos de comercio, gastos de investigación y desarrollo que la normativa contable nos permite tener en balance, maquinaria, elementos de transporte, equipos informáticos y aplicaciones, instalaciones técnicas, oficinas, inmuebles que se destinen a la actividad de la empresa o con finalidad inversora.
  2. Activos financieros: instrumentos de patrimonio de otras empresas (acciones), que podrán ser empresas que pertenezcan al grupo u otras, créditos a otras empresas, valores representativos de deuda (renta fija), derivados y otros activos financieros (fianzas o dividendos a favor de la sociedad y pendientes de cobro).
  3. Activos por impuestos diferidos: son impuestos que la empresa podrá recuperar en un futuro, si se dan las condiciones para ello.
  4. Existencias: las tendrán aquellas empresas que comercializan o fabrican productos y que se reflejan en esta partida a la espera de terminar su fabricación y/o su venta.
  5. Deudores comerciales: principalmente, saldos comerciales pendientes de cobrar. También se incluyen otros derechos frente al personal (anticipos de nómina, por ejemplo), accionistas o la Administración Pública.
  6. Periodificaciones: por simplificar, derechos reconocidos a favor de la sociedad, pero que no se devengarán hasta ejercicios posteriores. Para entenderlo fácilmente, pensad en un alquiler anual (12 meses) que pagamos anticipadamente el 01/10/x: en las cuentas de este año sólo contabilizaremos 3 meses de gastos (octubre, noviembre y diciembre) y el resto sigue pendiente en este epígrafe.
  7. Tesorería: el dinero del que dispone la empresa, en cuentas corrientes o depósitos con vencimiento inferior a 3 meses.

Algunos apuntes sobre el balance:

  • El Total Activo es la suma de todos los elementos que forman el activo, compuesto por dos grandes grupos: el activo no corriente para aquellos elementos que consideramos permanecerán en la empresa más de un año desde la fecha de cierre, y el activo corriente para aquellos elementos que permanecerán en la empresa menos de 1 año.
  • La composición del mismo dependerá de qué tipo de empresa analicemos: una empresa que fabrica coches tendrá un porcentaje elevado de inmovilizado material, por la maquinaria, instalaciones y equipamientos necesarios (activo no corriente) mientras que una empresa de carácter comercial, por ejemplo un concesionario, que hace de intermediario entre fabricante y consumidor, tendrá mayores importes en existencias, por los coches que tiene disponibles a la venta al público (activo corriente).
  • Por lo tanto, un balance debe entenderse en su contexto, en su sector; sólo tiene sentido compararlo con otras empresas que se dediquen a lo mismo.
  • El balance por si mismo no da información definitiva sobre la empresa, más considerando que es una foto fija a cierre del ejercicio fiscal. Pero sólo estudiando su evolución ya podemos ver ciertas cosas. Para ello, es necesario compararlo con el de años anteriores para ver cómo evoluciona la composición y peso de sus epígrafes: por ejemplo, si la tesorería va aumentando con los años; si la empresa tiene más existencias que el año pasado, pese a que ha vendido menos; la composición de sus activos financieros y su participación a través de la compra de acciones de otras empresas…

Vemos un balance a modo de ejemplo. El que adjunto es el que acaba de presentar la empresa vallisoletana LINGOTES ESPECIALES, uno de los mayores fabricantes de discos de frenos de Europa:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-2.png

Disponemos de información de 2 años y revisaré las partidas principales; no considerado la cuenta de resultados del año, que justificaría en parte las variaciones entre el año 2017 y el 2018. Quiero centrarme en la información que nos da el balance por si mismo, viendo las partidas principales.

Vemos que el Total Activo de la empresa es de 92.342 miles de euros, formado principalmente por:

Un inmovilizado material valorado en 55.104 miles de euros, cuyo desglose tenemos en memoria:

La empresa nos proporciona más información en la nota 4 de memoria, que justifica las altas en este epígrafe producidas en el ejercicio, de importe +11.279 miles:

A partir de aquí, ya es trabajo del inversor sacar conclusiones sobre las cifras obtenidas: si la modernización de las instalaciones conlleva mejoras en la eficiencia o una ampliación de la capacidad de la producción, ello debería ir reflejándose paulatinamente en las cifras de ventas y cuenta de resultados de trimestres posteriores..

La empresa declara valor de Terrenos y Construcciones por importe neto de 5.723 + 5.897 miles de euros: está valorando la fábrica en 12 millones de euros, lo cuál puede ser una valoración prudente o no. Si los terrenos se han revalorizado con el paso de los años podría estar reflejando un valor oculto en el activo que posee la empresa. A su vez, si la empresa amortiza contablemente el valor de la construcción de manera acelerada, quizás esté reconociendo un valor inferior al que le daría el mercado en caso de querer vender la fábrica. Aqui ya sólo nos queda trabajo de investigación por nuestra parte.

Por otro lado, otra partida significativa es la de Existencias, por importe de 11.964 miles en 2018 (8.977 miles en 2017). ¿Qué opináis de la evolución? ¿Es bueno o malo que suban las existencias? Con sólo este dato, la respuesta es muy gallega: depende. Si la empresa está vendiendo más discos de freno que en años anteriores, es lógico que incremente sus existencias para atender una demanda mayor. Por el contrario, si la empresa vende menos podría indicar problemas para dar salida a las existencias fabricadas en los meses anteriores y que se están acumulando en los almacenes, y que pueden acaban por deteriorarse. En este ejemplo, la cifra de ventas del año 2018 ha subido respecto a 2017, por lo que no parece problemático, pero conviene seguir de cerca si lo hace en proporción similar.

El detalle que nos da la empresa en la memoria, a continuación; fijaos como los productos están aumentando considerablemente. Si la empresa consigue darles salida el año que viene… nos puede estar dando una señal adelantada de incrementos relevantes en la facturación:

Otra partida es la de deudores comerciales, saldos pendiente de cobro a los clientes:

La cifra se reduce: sabemos que la empresa ha vendido más este año (lo que justificaba el incremento de existencias, para atender la creciente demanda), por lo que la reducción de los saldos con clientes nos da una señal positiva en cuanto al plazo medio de cobro; la empresa cobra más rápido que en años anteriores, buena gestión por parte de la Dirección. Además, los saldos dudosos de cobro (deterioro) se mantiene en niveles similares a los del año anterior. Es importante realizar un seguimiento a los deterioros y a la calidad/variedad de los clientes, especialmente en empresas con pocos clientes, dónde uno solo puede generar problemas importantes. Si no cobramos, mal negocio hacemos.

Por último, dentro del balance destacaría también la partida de Tesorería, que asciende a 6.081 miles en 2018 (5.138 miles en 2017). Lo lógico es que una empresa que gana dinero vaya ampliando su liquidez, pero intervienen factores que pueden justificar lo contrario. Hemos visto como Lingotes Especiales ha destinado 11.200 miles aprox. a modernizar la fábrica y procesos productivos, sólo viendo en balance. Con la ayuda de otros estado, especialmente el Estado de Flujos de Efectivo, veremos cómo ha evolucionado la caja durante el año; en este caso, la empresa destina parte de lo que ingresa a retribuir al accionista vía dividendos. Además podría utilizar la liquidez para cancelar pasivos (deudas con entidades de crédito o pagar a proveedores) o darle otras aplicaciones, como adquirir otros negocios. En cualquier caso, buena señal da aquella empresa que acumula liquidez. Es una partida sencilla de analizar, ya que lo que hay en el banco es fácilmente auditable en comparación a otros conceptos.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Como recomendaba en la entrada sobre “Tu patrimonio”, es un buen ejercicio calcular vuestro propio balance, sobre vuestros activos, y llevar un seguimiento temporal.

En posteriores entradas veremos el pasivo y el patrimonio neto del Balance y seguiré con el ejemplo de Lingotes.

Un comentario sobre “Las cuentas anuales. El Balance (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s