Las Cuentas Anuales. La Cuenta de Pérdidas y Ganancias (II)

Continúo con una breve explicación de este estado financiero, tras la anterior entrada en la que detallaba la cuenta de explotación de la cuenta de PyG.

Si recordáis, el esquema de la cuenta de PyG era el siguiente:

  1. La cuenta de explotación
  2. La cuenta financiera
  3. Los resultados extraordinarios

Seguimos con la parte financiera de la cuenta de pérdidas y ganancias.

2. La cuenta financiera

Una vez que hemos recogido los datos de la cuenta de explotación (que nos llevarán a obtener un resultado preliminar (EBITDA) y posteriormente, una vez incluidos otros resultados, deterioros y amortizaciones, al resultado antes de intereses e impuestos (EBIT)) debemos tener en cuenta el resto de partidas que nos conducirán al beneficio neto.

Los resultados financieros estarán compuestos por los siguientes epígrafes:

  • (+) Ingresos financieros: recoge aquellos ingresos derivados del cobro de dividendos generados por las participaciones en otras empresas, intereses por créditos concedidos o saldos en cuentas corrientes/depósitos, intereses de valores de renta fija que la empresa tiene en cartera y otros ingresos de carácter financiero. Este epígrafe suele tener mucha importancia en sociedades holding, en las que casi todo el activo que poseen está compuesto por participaciones en otras empresas. En ocasiones, este tipo de sociedades presentan sus ingresos financieros directamente como cifra de negocios (epígrafe 1 de la cuenta de explotación), ya que constituyen los ingresos de su actividad principal y la normativa se lo permite.
  • (-) Gastos financieros: principalmente derivado del coste que soporta la empresa por la financiación recibida por parte de terceros; corresponde a los intereses pagados por préstamos, líneas de descuento, pólizas de crédito, descubiertos, financiación recibida de otras empresas del grupo. Es importante financiarse al menor coste posible, igual que nos interesa tener una hipoteca con el menor interés posible. Las empresas suelen dar detalle de a qué coste se financia cada préstamo en la memoria, y nosotros podemos estudiar la relación gasto financiero / total deudas para hacer cálculos propios.
  • (+/-) Variación del valor razonable en instrumentos financieros: este epígrafe recoge principalmente las variaciones de valor que sufren los activos y pasivos financieros que la empresa tiene en balance (acciones, fondos de inversión, instrumentos de renta fija, derivados..), por lo que podrán variar positiva o negativamente a lo largo del ejercicio. Por ejemplo, si la empresa tiene acciones de Telefónica y durante el ejercicio se han revalorizado en 10.000€, este incremento se recogerá en este epígrafe, siempre que las acciones sigan en poder de la empresa a cierre de año.
  • (+/-) Diferencias de cambio: resultados por variaciones en el tipo de cambio de operaciones realizadas en otras divisas, en ocasiones será favorable y en otras no.
  • (+/-) Deterioro y resultados por enajenaciones de instrumentos financieros: a diferencia del epígrafe de variaciones en el valor razonable, en aquellos casos en que la variación es muy significativa se puede considerar que el activo financiero ha sufrido un deterioro (y no un simple cambio de valor), que se recogerá en este epígrafe. Este deterioro puede ser reversible en ciertas situaciones. Además, también se recogerán aquí los resultados obtenidos (sean pérdidas o ganancias) por la venta o baja de los instrumentos financieros que poseía la empresa (p.ej. la venta de acciones)
  • (+/-) Otros ingresos y gastos de carácter financiero: recoge otros resultados financieros de carácter más excepcional, situaciones concretas… que habría que analizar junto a la información que aporte la empresa en memoria.

Tras sumar estos epígrafes llegaríamos al resultado financiero, que habitualmente será menos relevante que el de explotación en cuanto a cuantía, pero que puede ser muy significativo e influir notablemente en cuanto a márgenes y rentabilidad. En ocasiones encontraremos empresas que obtienen un resultado de explotación de la actividad que es positivo, pero que es absorbido completamente por los gastos financieros que asume la empresa por la deuda contraída, generando un resultado final negativo.

3. Los resultados extraordinarios

Hay resultados que se obtienen con carácter puntual, y que conviene separar del resto de resultados recurrentes que obtiene la empresa. Estos resultados extraordinarios pueden venir informados en los diferentes epígrafes que ya hemos visto de la cuenta de resultados, pero como digo, conviene tener presenta su carácter extraordinario, ya que nos pueden inducir a error en cuanto a expectativas o cálculo en la valoración de la empresa.

Mención aparte a los resultados por operaciones interrumpidas: corresponde a resultados obtenidos por la venta de uno o varios de los negocios de la empresa, que a cierre del ejercicio ya no se desarrollan en la empresa. El resultado de la venta /enajenación de los activos y pasivos vinculados a estos negocios se recogerán aparte en la cuenta de PyG.

El impuesto sobre beneficios

Entraríamos aqui en la sección “fiscal” de la cuenta de PyG. La explicación de cómo tributan las empresas, a través del impuesto de sociedades, excede el propósito de este blog, por lo que sólo haré referencia a algunos aspectos mínimos a conocer.

  • Actualmente, las empresas tributan a un tipo impositivo del 25%, como norma general.
  • Según la actividad de la empresa, al igual que las personas físicas, se generan derechos a deducciones y bonificaciones que pueden minorar el impuesto: inversiones en I+D, medio ambiente, subvenciones… que puede disminuir el tipo impositivo efectivo de un ejercicio.
  • Algo que considero debemos tener muy claro en cuanto al impuesto de sociedades: la normativa contable es diferente a la normativa fiscal; el caso más frecuente es el de las amortizaciones, que pueden tener un ritmo a nivel de contabilidad que puede ser diferente a lo que indica la normativa fiscal. La consecuencia de esto es que la diferente óptica contable / fiscal genera activos o pasivos fiscales para la empresa, en función de si en el futuro puede aplicarse créditos fiscales a compensar con beneficios o si tendrá que pagar más en años posteriores por la diferente contabilización realizada este año (caso de los pasivos fiscales).
  • En definitiva, el tipo impositivo del 25% es el punto de partida, pero no la tributación efectiva en un gran número de casos.

Una vez recogida toda esta información (resultado de explotación, financieros, extraordinarios e impuestos), estaríamos en disposición de calcular el resultado neto del ejercicio.

Este resultado representa las ganancias o pérdidas de la empresa a lo largo de un ejercicio económico, pero ojo, una cosa es lo que dice la contabilidad y otra lo que dice la cuenta corriente. Hay que verificar si el beneficio de la empresa tiene consonancia con los flujos de caja (vale, hemos ganado 100 pero… ¿hemos ingresado 100?). Para resolver esta cuestión disponemos del estado de flujos de efectivo, que será el último estado que revisaré en cuanto a las Cuentas Anuales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s