Actualización Cartera 1T 2020

Vaya cambio de tercio. Después de un 2019 estupendo en cuanto a evolución de la bolsa, y tras un arranque positivo en 2020, llegamos al cierre de marzo con un impacto brutal debido al Covid-19, que ha arrasado prácticamente todo el mundo, en sentido literal. Sólo unos pocos países (Corea del Sur, Taiwan, Singapur…), con experiencia en estas lides y planificación previa, han salvado con nota el daño que está y va a a seguir causando el virus.

A estas alturas, el número de fallecidos ha superado la cifra de 10.000 personas. Afortunadamente, tanto mi familia como yo estamos bien de salud, que es lo más importante.

Algunos dicen que, debido a impacto y rapidez, nos encontramos con un cisne negro de manual. Aunque el propio Taleb lo define como un cisne blanco, al hacer referencia a aquellos países que sí se habían preparado para un acontecimiento así y que, por lo tanto, lo consideraban como un evento esperable. Sea cual sea la definición, tanto importa, nos encontramos con un acontecimiento que ha provocado algo a lo que ninguna persona nacida en el siglo XX se había enfrentado: el confinamiento de gran parte de la población mundial y la paralización de toda actividad (social y económica) que ello conlleva. El mundo se ha parado.

Se podrá debatir si nos podríamos haber preparado mejor. Desde el punto de vista sanitario, es indudable que sí. Tanto por protocolos de emergencia, coordinación entre países y abastecimiento de equipos. Es evidente que un acontecimiento de esta magnitud desborda cualquier previsión, pero debemos preguntarnos honestamente si podríamos estar mejor preparados, dentro de unos límites razonables. Tenemos que aprender de esto para futuros eventos, que volverán a ocurrir.

Este parón casi total se ha visto reflejado muy rápidamente en los mercados, que han reaccionado de un manera muy violenta y rápida, con descensos que rondan el 25-30% en apenas 3 semanas, algo nunca visto. Posiblemente, a medio-largo plazo muchos de estos descensos habrán resultado exagerados, pero el nivel de incertidumbre sobre cómo saldremos de esta crisis es tan alto que la volatilidad se ha disparado y los inversores, por miedo, necesidad o precaución, demandan liquidez. Veamos la evolución reciente del VIX, que mide esta volatilidad:

Desde el año 2000, sólo en la crisis financiera de 2008-2009 se había alcanzado un nivel tan elevado.

Concretando en mayor medida en el impacto que está teniendo esta crisis en los principales índices, actualizo los rendimientos generados durante los últimos 12 meses, a cierre de marzo 2020 (método TWR):

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: -11,33%
  • Rendimiento SP500 Net Return: -7,53%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: -8,30%

En cuanto a mis posiciones:

El rendimiento neto de la cartera en los últimos 12 meses ha sido del -17,39%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es del +0,73% anual.

Como se puede apreciar, respecto al cierre de 2019, la caída del mercado se ha comido la totalidad de la rentabilidad obtenida desde el inicio de la cartera.

Los dividendos, netos de impuestos, recibidos entre enero y marzo han ascendido a +377,27€ (357,75€ en 1T 2019). Este importe supone un incremento aproximado del 5% respecto al año anterior. Es previsible que en los próximos trimestres se cancele el reparto de dividendos por parte de las compañías. Ahora mismo, “cash is king”.

El ahorro del trimestre se ha situado en el 51,8% de los ingresos percibidos (excluidos los beneficios/pérdidas de la venta de acciones), que se ha destinado a incrementar la liquidez de la cartera. No se han producido gastos extraordinarios en el trimestre. Por el lado positivo, el cobrar atrasos del año 2019 y el confinamiento del mes de marzo influye positivamente en el ahorro. Tal y como está el panorama, tenemos difícil el gastar dinero, algo que es previsible continúe en el siguiente trimestre. Afortunadamente, puedo mantenerme teletrabajando estas semanas, por lo que no espero una reducción de los ingresos, al menos a corto plazo ya que, previsiblemente en septiembre, acaba mi contrato de interinidad, aunque las probabilidad de renovación son elevadas. Mi inquilino también ha podido asumir el pago del alquiler del piso que tengo en propiedad, pero es posible que en los próximos meses no pudiera. Hay que aumentar la cautela, de momento el fondo de seguridad sigue intacto y aporta más tranquilidad si cabe.

En cuanto a la cartera, algunos movimientos. Por el lado de las ventas, cerré la pequeña posición en Viscofan. No porque la empresa tenga algún problema, de hecho tiene un carácter muy defensivo, sino porque busco mejorar los niveles de liquidez en previsión de poder invertir en otras empresas de igual calidad pero con mayor potencial. La venta se realizó a 54€ / acción, por lo que el beneficio obtenido es de +7,5%.

Por el lado de las compras, y en la estrategia que vengo siguiendo en los últimos tiempos de tratar de dar mayor potencial de revalorización a la cartera, al mismo tiempo que trato de establecer posiciones en una tipología de empresa que se adapta más a mi perfil, las siguientes operaciones:

  • Compras en Catalana Occidente (24/01 y 05/03), a 30,60€ y 26,70€, respectivamente: pasa a representar el 10,81% de la cartera, a precio de compra. Visto el timing, ha sido una pena, porque prácticamente tengo ya la posición completada y a fecha de cierre está cotizando en el entorno de los 18€. Pienso que el castigo es excesivo, es una compañía que ya superó con buena nota la crisis financiera y que ahora se encuentra con mejores niveles de liquidez y solvencia. Es evidente que sus activos perderán valor estos meses, tanto los inmobiliarios como la deuda en balance y que el centrar su actividad en los seguros de crédito a empresas le hará daño a corto plazo, a medida que se den quiebras y reclamaciones de impagos. En cualquier caso, la compañía venía obteniendo unos ratios combinados excelentes y aplica franquicias a esta tipología de seguros, reduciendo el riesgo mediante el reaseguro. Importante ver la visión que nos da la compañía en las próximas semanas, cuando se presente el cierre del primer trimestre. Recomiendo leer la carta de Horos AM, que además de ser interesante, ha incrementado su posición en la empresa y da algunos datos sobre la misma.
  • Compra en Gestamp (07/02): amplío posición a 3,44€, y pasa a representar el 7,98% de la cartera, a precio de compra. Aquí sí que ya preveo más problemas. La tesis de inversión en Gestamp es la de invertir en un proveedor TIER 1, que se estaba enfocando claramente en ser muy competitivo, cercanía al cliente (el fabricante de automóviles) y que estaba bien preparado para la disrupción que pudiera ocasionar el coche eléctrico. La compañia había ya realizado unas inversiones muy fuertes para conseguir estos objetivos, con un nivel de deuda respetable, y estaba consiguiendo incrementar su cuota de mercado mundial en un sector que estaba deprimido desde hace unos años. En los próximos años es cuando esperaba una conversión en flujos de caja de estas inversiones, pero la llegada tan repentina de la crisis cambia todo. Si estás cerrado, no fabricas, no vendes, no entra liquidez. Y hay que atender a los pagos cuando tu posición de balance no te deja mucho margen. Aunque la empresa está haciendo recompras de acciones, habrá que esperar a la valoración que hagan los gestores sobre impacto y medidas aplicadas. Aquí no espero recuperar la inversión en al menos unos años, y no tengo previsto ampliar posición hasta que se disipe parte de la incertidumbre actual, a riesgo de perder la oportunidad de comprar a precios que pueden ser bajos, ya que el peso en cartera es importante.
  • Inicio posición en Miquel y Costas (19/02): a 15€, que pasa a representar una posición del 1,60%. Una empresa con muchísimos años de historia, con una familia detrás que tiene una parte importante del capital de la sociedad. La actividad principal de la empresa es el de fabricar papel de tabaco, algo no tan sencillo como podría parecer y que exige inversiones constantes y elevadas en I+D y que tras la crisis financiera dejó muy pocos actores en escena, entre ellos Miquel y Costas. A pesar de la reducción del consumo de tabaco a nivel mundial al quedar pocas empresas en el sector, el poder de fijar precios es relevante, compensando la caída de volúmen con un mayor margen. Los gestores realizan una gestión prudente, de momento mantienen el dividendo, y unas posiciones de liquidez y solvencia fuertes, por lo que espero aumentar más en los próximos meses.

Como apuntes adicionales, a raíz del Covid-19, dejo anotadas algunas consideraciones para estos meses que vienen:

  1. La liquidez de la cartera ronda el 10%: me siento cómodo con esta posición, aunque evidentemente, ojalá fuese más elevada. Desde que se desató el mercado bajista, mis actuaciones han estado dirigidas en aumentar esta liquidez mediante el ahorro, la venta de PUTs y la mencionada venta de Viscofan. Para ello utilizo la liquidez disponible, sin utilizar el margen que podría solicitar al broker, no quiero apalancarme.
    • Venta de PUTs sobre Acerinox, strike 5,50€, vcto. 19/06/2020 y prima de 61€.

2. Actuación prevista: aunque soy consciente que los precios están muy bajos en algunos valores, ahora mismo me siento cómodo con la liquidez que tengo. Estoy invertido al 90%, por lo que una recuperación de los precios tendría un impacto positivo en el patrimonio. Hacer “market timing” puede no ser muy aconsejable, pero quiero esperar un poco más antes de usar la liquidez. ¿Hasta cuándo? El dato que sigo más de cerca es la evolución en EEUU, ¿cuándo se alcanzará allí el pico? ¿Cómo evolucionará el dato de desempleo? Al S&P500 podría quedarle margen de bajada, y el peso de EEUU en la economía mundial es relevante. También me parece importante seguir la evolución en los países asiáticos, algunos de los cuales parece que ya están saliendo del problema sanitario, pero… ¿habrá nuevos rebrotes? ¿de qué impacto?. Por ello, ahora mi preferencia se centra en aumentar liquidez e incluso rotar posiciones de la cartera si se da un momento apropiado para ello.

3. Posiciones a seguir: algunas empresas de la cartera tiene más números para pasar una situación especialmente delicada en los próximos meses. Tengo que estar atento a deterioros graves del negocio y/o posibles ampliaciones de capital. Estas empresas son Gestamp, IAG y, en menor medida, Repsol.

Tras las operaciones realizadas, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 31/3:

La liquidez baja al 10% respecto al 13,82% del trimestre anterior. Se mantienen las 17 compañías en cartera.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s