Prim y el caso del activo oculto

Comentaba en una entrada anterior la posibilidad de que las empresas tuviesen activos en su balance contabilizados por un valor muy inferior al de mercado. Estuve hace unos días revisando con más detalle el balance de PRIM (empresa dedicada principalmente a la fabricación y suministro de productos de ortopedia, cotizada en bolsa), con el fin de refrescar la situación actual de la empresa, apoyándome en el último trimestre presentado en 2019 y las cuentas anuales del año 2018.

Al llegar a la nota de inversiones inmobiliarias (aquellos terrenos o inmuebles que la empresa no utiliza para desarrollar su negocio, cumpliendo únicamente una función de inversión y generación de otras rentas), la empresa detalla la siguiente información en cuanto a su valoración contable:

Estas inversiones corresponden a un edificio situado en la Avenida del Llano Castellano, nº43, en la ciudad de Madrid. La magia de google nos permite situarnos allí en un momento:

Rasquemos un poco más. El edificio presenta las siguientes características:

  • Superficie alquilable de 7.329 m2
  • 70 plazas de garaje
  • Actualmente, están arrendados 2.525 m2 y 27 plazas de garaje (aprox. un 30% del total).
  • Situado en la zona norte de Madrid, entre Las Tablas y Chamartín.

Este edificio fue la sede de la sociedad hasta el año 2002, cuando la misma se trasladó a Móstoles y el edificio ahora se destina al alquiler. En aquel momento, el inmueble tenía un valor en libros de 4.579.778 euros (según memoria 2002):

Recordemos que, a día de hoy, el inmueble está valorado en libros por 3.059.605 euros, 17 años después. Tengamos en cuenta también que el edificio se reacondicionó cuando la empresa se trasladó a Móstoles, por lo que el valor neto que daba la empresa en 2002 no incluía el valor de estas mejoras (que ascendían a 1.724.000 euros a cierre de 2002). No voy a entrar en la evolución anual de los importes destinados al mantenimiento del edificio, porque lo que me interesa en realidad es centrarme en lo que ocurre hoy. ¿Cuánto podría valer el inmueble? ¿es rentable alquilarlo?.

Bien, la empresa nos ayuda con más datos: el valor catastral a cierre de 2018 es de 14.214.998 euros, según datos obtenidos en la sede electrónica (frente a los 3.059.605 euros que presenta en balance), de lo que resulta una valoración de 1.940€/m2. No soy capaz de valorar correctamente un edificio comercial, de tantos metros y en una zona que no conozco, así que voy a dar por bueno el valor catastral.

Pero, al menos, disponemos de la información sobre el arrendamiento que está vigente actualmente:

  • Ingresos por alquiler de 2018: 304.020 euros (recordemos, son 2.525 m2 y 27 plazas de garaje las alquiladas).
  • Gastos operativos por el alquiler: 135.602 euros, que luego se repercuten al arrendatario.

¿Qué rentabilidad podemos esperar obtener por un edificio de oficinas? ¿Un 5-6% sobre el valor de mercado? Voy a considerar un 5% en mis cálculos, según algunos artículos recientes en prensa, y porque me parece una rentabilidad correcta.

https://www.invertia.com/es/noticias/vivienda/20190518/el-premio-de-reformar-y-alquilar-oficinas-hasta-un-55-de-rentabilidad-269936

  • Si PRIM alquila una tercera parte aprox. de su edificio (2525 m2 / 7319 m2 totales) por 304.000 euros/año, obteniendo un 5% de rentabilidad, ¿cúal es el valor del inmueble? 304.000 / 0,05 = 6.080.000 euros.
  • Si valoramos en 6.080.000 euros por 1/3 parte del edificio, ¿qué valoración obtenemos por el total del edificio? 6.080.000 x 3 = 18.240.000 euros.

Por supuesto, son cálculos a grosso modo. Posiblemente, la empresa tendría que reducir el alquiler si quisiera tener más inquilinos. Pero para darnos una idea orientativa, podría valer.

Esta estimación sería un 20% superior al valor catastral, no sería algo muy descabellado, pero voy a ser prudente y finalmente doy por bueno el valor catastral de 14,2 millones de euros.

Y eso es todo. Atentos a las sorpresas positivas que nos pueden dar los balances, PRIM informa de 138 millones de euros de activos en su balance, pero podrían ser unos cuantos más; en este caso, un inmueble que según las cuentas se valora en 3 millones de euros, pero que en el mercado podría venderse por varias veces más.

Anuncios

Actualización Cartera 2T 2019

Finalizado el segundo trimestre, los principales índices siguen en positivo en 2019, presentando las siguientes rentabilidades en los últimos 12 meses:

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: -1,11%
  • Rendimiento SP500 Net Return: 9,75%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: 9,02%

El rendimiento neto de la cartera en los últimos 12 meses ha sido del +4,26%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es de +7,38% anual.

Los dividendos netos de impuestos recibidos entre abril y junio han ascendido a 1177,48€ (1016,51€ en 2T 2018). Este importe supone un incremento aproximado del 15% respecto al año anterior.

El ahorro del trimestre se ha situado en el 52,3% de los ingresos percibidos (excluidos los beneficios de la venta de acciones), que se ha destinado a incrementar la liquidez de la cartera. Este trimestre se ve influido positivamente por la devolución de la declaración de la renta, mejora de los ingresos por dividendo e incremento de sueldo. El próximo trimestre tendré mayores gastos por vacaciones, mantenimiento del coche y dentista que reducirán en gran medida este porcentaje.

Ha sido un trimestre con pocos movimientos. No he realizado ventas, por lo que no hay nada que señalar en este apartado. A los precios actuales, el único valor que me planteo vender es Telefónica, por motivos fiscales y también porque no encaja en la tipología de empresa que quiero tener en cartera. Fue una compra realizada hace tiempo (la posición se formó hace más de seis años), cuando no tenía apenas criterio a la hora de invertir.

He realizado mi primera aportación del año al plan de pensiones (Cobas). La idea es intentar aprovechar en cierta medida la deducción que permite este producto, en mi caso supone una devolución en la declaración de la renta del 30% de la cantidad aportada. El plan está teniendo una rentabilidad negativa desde su inicio, algo decepcionante, pero mantengo la confianza en que mejorará.

Por el lado de las compras, y en la estrategia que vengo siguiendo en los últimos tiempos de tratar de dar mayor potencial de revalorización a la cartera, al mismo tiempo que trato de establecer posiciones en una tipología de empresa que se adapta más a mi perfil, dos operaciones principales:

  • Compra en Nicolás Correa (29/4): amplio la posición, que pasa a representar el 3% de la cartera. La compra se realiza a 4,04€, precio que representa pagar 6-7 veces beneficios del año 2018. La empresa está posiblemente en pico de ciclo y espero una reducción de márgenes para el 2019, así como del beneficio y de la cartera de pedidos, pero aún así quería ampliar la posición. Los resultados este año serán buenos y ya han cobrado los 4 millones pendientes de cobro por la planta de Itziar, quedando en una situación financiera bastante cómoda. En cualquier caso, una compra algo especulativa.
  • Compra en Gestamp (03/05): inicio posición a 5,69€, que pasa a representar el 3,19% de la cartera. La empresa viene de unos años de fuertes inversiones que espero den sus frutos en los próximos años. El sector está muy débil en los últimos años, pero opino que los pasos que viene realizando están muy pensados y la directiva es de garantías. En cualquier caso, el timing no ha sido afortunado (cotiza actualmente a 5,21€, pero ha llegado a bajar de 5€), por lo que es posible que amplíe posición.
  • Me quedo los derechos de ACS y Repsol, redondeando al alza para ajustar la conversión en acciones, que se producirá a lo largo del mes de julio.

Tras las operaciones, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 30/6 (ya ajustado el efecto de los derechos de ACS y Repsol):

La liquidez baja al 12,09% respecto al 15,6% del trimestre anterior. Aumentan las compañías en cartera, pasando de 16 a 17.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.

Resultados 1T 2019 – Apuntes breves (II)

Continuando con la entrada de la semana pasada, paso a comentar algunos resultados más de compañías nacionales, según los avances que van presentando a cierre del primer trimestre del año.

Prim: mi principal posición en cartera. Los resultados presentados en el 1T 2019 son los siguientes:

Puede observarse como la cifra de negocios aumenta en un 6,6%, lo cual no está mal, pero el incremento de los costes se ha comido esta mejora en los ingresos. Según la empresa, ello es debido a la implementación del plan de inversiones iniciado 2018, que se extenderá a lo largo de 2019, a raíz de los nuevos acuerdos de distribución captados a lo largo de 2018 y que prometen mejoras relevantes en la actividad de suministros hospitalarios. Es curioso que no lo mencionasen en las cuentas anuales de 2018 y si ahora, o, al menos, yo no lo he visto. Inicialmente ello conlleva mayores costes por la ampliación de la red comercial, nuevos sistemas informáticos, modernización de instalaciones, fortalecimiento de equipos soporte y redimensionamiento de los inventarios, que se han incrementado en más de 5 millones de euros en un sólo trimestre (pasando de 44 a 49). Todo ello ha causado incremento en todos los epígrafes de gastos de explotación (aprovisionamientos, gastos de personal, servicios exteriores y amortizaciones). Algunos de ellos no serán recurrentes en el tiempo, sino motivados por el plan de inversiones actual, pero se han de vigilar de cerca. Personalmente, el que más me llama la atención es el incremento de un 13,5% en los gastos de personal, que podrá valorarse mejor al cierre del semestre cuando dispongamos del dato de empleo medio. Con todo ello, el BPA del 1T queda en 0,19€ respecto a los 0,20€ del 1T 2018, para una empresa completamente saneada.

Gestamp: el sector de automoción está totalmente revuelto ante las incertidumbres de los últimos tiempos: disrupciones, guerra arancelaria, cambios en la forma de uso del vehículo, Brexit… la producción mundial de vehículos ligeros ha caído el 6,7% (-5,8% para el perímetro que afecta a Gestamp). A pesar de ello, la compañía ha conseguido incrementar la facturación un 5,6%, pero de nuevo, es el incremento de los costes de explotación el que gana la batalla en este trimestre, incrementándose en mayor medida, lo que implica reducción en el margen de explotación y menor EBIT en este periodo, afectado principalmente por el incremento de las amortizaciones, que pasan de 102 millones a 139 millones, debido al incremento de la capacidad productiva y a los efectos de la NIIF 16 de arrendamientos, que ahora se reconocen en balance. Aunque el beneficio neto pasa de 62 millones en 2018 a 40 en 2019 (-35%), me sigo quedando con la parte positiva: la empresa lo sigue haciendo mejor que la media del sector, se incrementan los pedidos y la facturación, y los márgenes siguen siendo buenos. La deuda neta se incrementa, pero únicamente por el efecto de la NIIF 16, y en mi opinión sigue siendo razonable dada la evolución de la empresa (2,7 veces EBITDA, aprox.).

Nicolás Correa: los resultados son excelentes, mejores que los esperados (la Consejera Delegada anticipaba un incremento del 10%). Las cifras, en miles de euros:

Finalmente, el incremento de las ventas ha sido del 25% aprox., acompañado de incremento de márgenes, que eleva el beneficio antes de impuestos a 2 millones, con un margen EBITDA del 13%, muy superior al de periodos anteriores y más cuando el primer trimestre suele ser el más flojo de la compañía. La empresa está en línea de mejorar en 2019 el resultado del año anterior (+7,8 millones de beneficio neto en 2018), cuando a día de hoy capitaliza 53 millones y considerando que ya dispone de caja neta. Siendo prudentes, repitiendo el resultado del año anterior, estaría cotizando a PER 2019e de 6 veces, sorprendente al menos. Miembros del Consejo siguen comprando acciones, lo cual es buena señal. ¿Riesgos? La cartera de pedidos ha descendido de 35 a 31 millones, es el dato clave a seguir para estimar los resultados que puede obtener a 1-2 años vista. El tema arancelario es importante para la empresa, que tiene como principal destino de sus ventas a China, y señalan el posible impacto que puede tener en sus cuentas. El valor contable ronda casi los 4€ y cotiza a 4,3€, le veo capacidad de revalorización a corto plazo, especialmente si repunta el dato de pedidos en próximos trimestres.

Telefónica: trimestre que destacaría por la mejora de la eficiencia y contención de gastos. Pese a reportar menores ingresos por el efecto divisas, presenta mejores resultados por la reducción de gastos operativos y mejora del margen OIBDA, provocando que el BPA del trimestre pase de 0,17 a 0,18 en 2019. Se ve mucho mejor en la cuenta de resultados presentada:

En cuanto a la deuda neta, apenas ha habido cambios en el trimestre, manteniéndose constante, pero sí que se produce una mejora en el fondo de maniobra.

ACS: expongo los resultados y datos principales del trimestre:

La evolución es buena en todas las líneas de la cuenta de resultados. La principal novedad es la aportación del negocio de Abertis (concesionaria) tras la adquisición efectuada en 2018, que queda perfectamente reflejado en el desglose del beneficio neto que aporta la empresa, marcando la diferencia:

Aún así, hay señales muy positivas: tanto las ventas como la cartera de pedidos aumentan en todas las áreas geográficas (principalmente EEUU y Australia). La diversificación sigue siendo uno de los puntos fuertes. La deuda neta sigue controlada, por debajo de 1 vez EBITDA. A destacar que se acaba de celebrar la junta de accionistas, en el que se ha renovado por 4 años más a Florentino Pérez como presidente ejecutivo y se ha aprobado un reparto de dividendo de 1,89€ por acción (a repartir entre julio 2019 y enero 2020), un incremento relevante, pagadero en acciones con amortización posterior, por lo que no implica dilución para el accionista (ni peaje fiscal). A destacar que vuelven los rumores sobre irregularidades contables, esta vez sobre la filial australiana Cimic.

Viscofan: como con otras empresas comentadas, se repite el mismo “modus operandi” en la cuenta de resultados. Suben los ingresos por ventas, pero desciendo el resultado de explotación. De nuevo, mayores gastos se comen las mejoras en la parte alta de la cuenta de resultados:

La empresa indica como motivos de este peor resultado el incremento de los gastos por consumos (+14,3%), especialmente en los costes de energía y el mayor coste de los derechos de emisión (+18% en conjunto) y un aumento de los gastos de personal (+8,5%, afectados también por la revalorización del dólar). Ello conduce a un resultado neto de +22,7 millones en 1T 2019, frente a los +33,6 del 1T 2018 (-28%). La parte positiva es que el nuevo módulo de la planta de Cáseda ya está a punto, tras las elevadas inversiones de los 3 últimos años, y las necesidades de inversión para los años 2019-2020 son más reducidas, siguiendo el plan estratégico establecido. Ello ya está teniendo repercusiones positivas en el endeudamiento, que se reduce de 80 a 70 millones. El BPA del 1T 2019 se sitúa en 0,49€, frente a los 0,72€ del 1T 2018.

Indicar que los comentarios realizados no implican una recomendación de compra o venta, sino únicamente mi punto de vista sobre la situación de las empresas comentadas, estén o no en mi cartera de acciones.

Resultados 1T 2019 – Apuntes breves

Tras los resultado electorales, empieza la temporada de resultados trimestrales para aquellas compañías en las que el cierre contable coincide con el año natural. Coincide en el tiempo con la noticia de la activación por parte de EE.UU. de los aranceles a la importación de productos fabricados en China (aunque lo sean por empresas estadounidenses). Estamos hablando de unos 300.000 millones de dólares, que pasarían a gravarse a un tipo del 25%. Estas noticias aumentan la volatilidad en el mercado, aunque sólo lo hace a corto plazo en muchas ocasiones.

En cuanto a resultados de empresas, sigo centrado en el mercado nacional. Comentar brevemente algunos resultados.

Bolsas y Mercados (BME): los ingresos caen un 8,3%, mientras que los costes operativos se mantienen estables respecto a año anterior; si a ello le añadimos una ligera reducción de márgenes, la empresa acaba presentando un beneficio neto de de 40,6 millones (-16% respecto a año anterior). No son buenos resultados y seguimos a la espera de que el nuevo plan de negocio comentado en la última junta de accionistas empiece a ser visible y tener impacto. Veremos si cumplen. En cualquier caso, los bajos volúmenes que estamos viendo en renta variable le están haciendo daño y parece evidente que sigue perdiendo cuota respecto a otras plataformas de negociación:

La evolución del ratio de eficiencia también es desfavorable (cuanto más bajo, más eficiente):

Mucho hay que mejorar, ya que la dinámica es negativa en casi todos los segmentos de negocio:

BBVA: mejora ligeramente en casi todas las métricas respecto a año anterior: margenes brutos de intereses y comisiones, sigue la contención de gastos, mejoras en ratios de eficiencia, reducción de mora (3,9%)… a excepción del beneficio neto del trimestre, que es menor al obtenido en el 1T 2018. ¿Por qué motivo? Por los mayores deterioros contabilizados este año respecto a Turquía y EEUU, que elevan la cifra de deterioros a 1.100 millones de euros aprox. (respecto a unos 900 millones contabilizados en 1T 2018). El BPA del trimestre queda en 0,16€/acción. El ROE que da la empresa es del 9,9% para el trimestre y el Patrimonio Neto se incrementa en un 1,3%.

Catalana Occidente: sigue en muy buena línea. Los ingresos se incrementan, pero la buena gestión realiza consigue incrementar el beneficio neto en un 9,1% respecto al mismo trimestre de año anterior. Sin novedades reseñables, una vez adquirida la aseguradora Antares ya se incorporan los volúmenes que aporta al consolidado del grupo. El ROE sigue en niveles del 11,5%, el patrimonio neto de la empresa se incrementa en un excelente 8% respecto al diciembre 2018, aunque es debido en gran medida a la buena evolución de las inversiones en renta variable que tiene la compañia en cartera. Sigue con una posición de tesorería envidiable, con unos 400 millones de caja neta (tesorería menos deuda). Aunque no es mi mayor posición, a día de hoy es la empresa que me genera más confianza.

Mapfre: sin novedades relevantes. Ha presentado el mismo beneficio que en el mismo trimestre del año anterior (188 millones, BPA de 0,06 euros). Ratio combinado se mantiene en el 95-96%. Mejoran los ingresos por primas y la compañía tiene el foco en la mejora de la eficiencia, veremos los resultados en próximos trimestres.

IAG: presenta un beneficio recurrente de 70 millones, que respecto a los 187 millones del 1T 2018 supone un descenso del 60%. Así visto, podrían parecer unos resultados muy negativos, pero no lo veo así. Puede verse que el principal impacto viene por el incremento del coste de combustible, algo que es cíclico, y a un aumento algo relevante de los costes de mantenimiento de la flota (algo lógico ya que sigue aumentando la capacidad en nº de pasajeros), pero el resto de métricas siguen siendo buenas. Aunque el sector del turismo presenta una buena evolución en los últimos años, desde la compañía apuntan a una sobrecapacidad en el sector que estaría presionando los márgenes a la baja. A destacar que en julio repartirá un dividendo de 0,16€ / acción, a lo que hay que añadir un reparto extraordinario de 0.35€ / acción con cargo a las reservas por prima de emisión, por lo tanto, exenta de impuestos.

Faes Farma: mantiene un ritmo muy alto de crecimiento, al mismo nivel que años anteriores. Incrementa la cifra de negocios un 11,8%, EBITDA +30% y el beneficio neto se incrementa en un 19,6%, superando las expectativas de la propia empresa. Es muy destacable que con los incrementos considerables en los ingresos por cifra de negocios vengan acompañados de incrementos en los márgenes de explotación, que ya eran elevados.

Repsol: resultados casi idénticos a los obtenidos en 2018. La mejora en el beneficio neto se debe a un menor gasto por impuesto de sociedades; las diferencias en la cuenta de pérdidas y ganancias se dan en los ingresos, que se incrementan un 7%, pero que quedan compensados por un incremento de los costes de explotación en igual medida, obteniendo finalmente un BPA de 0,40€. Desde la adquisición de Talisman en 2015 (que genera mayores ingresos en upstream, principalmente), los resultados de la empresa son menos cíclicos y menos dependientes de la cotización del barril de petróleo. Cuando el petróleo sube, obtiene mayores ingresos por upstream, y cuando baja, por downstream. Quizás es una simplificación excesiva, porque hay más factores, pero si parece que una vez concluida la digestión por la adquisición de la empresa canadiense, los resultados están siendo buenos. La compañía empieza a orientarse en mayor medida hacia otras fuentes de energía (eléctrica, renovables…), en previsión de un descenso de combustibles fósiles dentro de unos cuantos lustros. En cualquier caso, bastante satisfecho con la evolución de la compañía.

Finalizo aquí una primera revisión de resultados, que continuará la próxima semana.

Las Cuentas Anuales. La Cuenta de Pérdidas y Ganancias (II)

Continúo con una breve explicación de este estado financiero, tras la anterior entrada en la que detallaba la cuenta de explotación de la cuenta de PyG.

Si recordáis, el esquema de la cuenta de PyG era el siguiente:

  1. La cuenta de explotación
  2. La cuenta financiera
  3. Los resultados extraordinarios

Seguimos con la parte financiera de la cuenta de pérdidas y ganancias.

2. La cuenta financiera

Una vez que hemos recogido los datos de la cuenta de explotación (que nos llevarán a obtener un resultado preliminar (EBITDA) y posteriormente, una vez incluidos otros resultados, deterioros y amortizaciones, al resultado antes de intereses e impuestos (EBIT)) debemos tener en cuenta el resto de partidas que nos conducirán al beneficio neto.

Los resultados financieros estarán compuestos por los siguientes epígrafes:

  • (+) Ingresos financieros: recoge aquellos ingresos derivados del cobro de dividendos generados por las participaciones en otras empresas, intereses por créditos concedidos o saldos en cuentas corrientes/depósitos, intereses de valores de renta fija que la empresa tiene en cartera y otros ingresos de carácter financiero. Este epígrafe suele tener mucha importancia en sociedades holding, en las que casi todo el activo que poseen está compuesto por participaciones en otras empresas. En ocasiones, este tipo de sociedades presentan sus ingresos financieros directamente como cifra de negocios (epígrafe 1 de la cuenta de explotación), ya que constituyen los ingresos de su actividad principal y la normativa se lo permite.
  • (-) Gastos financieros: principalmente derivado del coste que soporta la empresa por la financiación recibida por parte de terceros; corresponde a los intereses pagados por préstamos, líneas de descuento, pólizas de crédito, descubiertos, financiación recibida de otras empresas del grupo. Es importante financiarse al menor coste posible, igual que nos interesa tener una hipoteca con el menor interés posible. Las empresas suelen dar detalle de a qué coste se financia cada préstamo en la memoria, y nosotros podemos estudiar la relación gasto financiero / total deudas para hacer cálculos propios.
  • (+/-) Variación del valor razonable en instrumentos financieros: este epígrafe recoge principalmente las variaciones de valor que sufren los activos y pasivos financieros que la empresa tiene en balance (acciones, fondos de inversión, instrumentos de renta fija, derivados..), por lo que podrán variar positiva o negativamente a lo largo del ejercicio. Por ejemplo, si la empresa tiene acciones de Telefónica y durante el ejercicio se han revalorizado en 10.000€, este incremento se recogerá en este epígrafe, siempre que las acciones sigan en poder de la empresa a cierre de año.
  • (+/-) Diferencias de cambio: resultados por variaciones en el tipo de cambio de operaciones realizadas en otras divisas, en ocasiones será favorable y en otras no.
  • (+/-) Deterioro y resultados por enajenaciones de instrumentos financieros: a diferencia del epígrafe de variaciones en el valor razonable, en aquellos casos en que la variación es muy significativa se puede considerar que el activo financiero ha sufrido un deterioro (y no un simple cambio de valor), que se recogerá en este epígrafe. Este deterioro puede ser reversible en ciertas situaciones. Además, también se recogerán aquí los resultados obtenidos (sean pérdidas o ganancias) por la venta o baja de los instrumentos financieros que poseía la empresa (p.ej. la venta de acciones)
  • (+/-) Otros ingresos y gastos de carácter financiero: recoge otros resultados financieros de carácter más excepcional, situaciones concretas… que habría que analizar junto a la información que aporte la empresa en memoria.

Tras sumar estos epígrafes llegaríamos al resultado financiero, que habitualmente será menos relevante que el de explotación en cuanto a cuantía, pero que puede ser muy significativo e influir notablemente en cuanto a márgenes y rentabilidad. En ocasiones encontraremos empresas que obtienen un resultado de explotación de la actividad que es positivo, pero que es absorbido completamente por los gastos financieros que asume la empresa por la deuda contraída, generando un resultado final negativo.

3. Los resultados extraordinarios

Hay resultados que se obtienen con carácter puntual, y que conviene separar del resto de resultados recurrentes que obtiene la empresa. Estos resultados extraordinarios pueden venir informados en los diferentes epígrafes que ya hemos visto de la cuenta de resultados, pero como digo, conviene tener presenta su carácter extraordinario, ya que nos pueden inducir a error en cuanto a expectativas o cálculo en la valoración de la empresa.

Mención aparte a los resultados por operaciones interrumpidas: corresponde a resultados obtenidos por la venta de uno o varios de los negocios de la empresa, que a cierre del ejercicio ya no se desarrollan en la empresa. El resultado de la venta /enajenación de los activos y pasivos vinculados a estos negocios se recogerán aparte en la cuenta de PyG.

El impuesto sobre beneficios

Entraríamos aqui en la sección “fiscal” de la cuenta de PyG. La explicación de cómo tributan las empresas, a través del impuesto de sociedades, excede el propósito de este blog, por lo que sólo haré referencia a algunos aspectos mínimos a conocer.

  • Actualmente, las empresas tributan a un tipo impositivo del 25%, como norma general.
  • Según la actividad de la empresa, al igual que las personas físicas, se generan derechos a deducciones y bonificaciones que pueden minorar el impuesto: inversiones en I+D, medio ambiente, subvenciones… que puede disminuir el tipo impositivo efectivo de un ejercicio.
  • Algo que considero debemos tener muy claro en cuanto al impuesto de sociedades: la normativa contable es diferente a la normativa fiscal; el caso más frecuente es el de las amortizaciones, que pueden tener un ritmo a nivel de contabilidad que puede ser diferente a lo que indica la normativa fiscal. La consecuencia de esto es que la diferente óptica contable / fiscal genera activos o pasivos fiscales para la empresa, en función de si en el futuro puede aplicarse créditos fiscales a compensar con beneficios o si tendrá que pagar más en años posteriores por la diferente contabilización realizada este año (caso de los pasivos fiscales).
  • En definitiva, el tipo impositivo del 25% es el punto de partida, pero no la tributación efectiva en un gran número de casos.

Una vez recogida toda esta información (resultado de explotación, financieros, extraordinarios e impuestos), estaríamos en disposición de calcular el resultado neto del ejercicio.

Este resultado representa las ganancias o pérdidas de la empresa a lo largo de un ejercicio económico, pero ojo, una cosa es lo que dice la contabilidad y otra lo que dice la cuenta corriente. Hay que verificar si el beneficio de la empresa tiene consonancia con los flujos de caja (vale, hemos ganado 100 pero… ¿hemos ingresado 100?). Para resolver esta cuestión disponemos del estado de flujos de efectivo, que será el último estado que revisaré en cuanto a las Cuentas Anuales.