Actualización Cartera 2T 2020

Diario de a bordo

Ha sido uno de esos trimestres inolvidables y que recordaremos siempre, al estar confinados en casa prácticamente tres meses, readaptando nuestras vidas, tanto a nivel laboral como personal y viendo el mundo y situaciones terribles a través de pantallas de tv, móvil y ordenador.

A estas alturas, el número de fallecidos oficiales en España por Covid-19 ha alcanzado la cifra de 28.385 personas. Cifra poco creíble cuando , desde el mes de enero, sólo el número de pensionistas ha caído en 46.276 personas. Ello supone una reducción del 0,47%, cuando en 2017, 2018 y 2019 los pensionistas se han incrementado en más de un 1%, anualmente. Algo no cuadra.

La situación sanitaria sigue siendo negativa, aunque la percepción que pueda se pueda tener al ver las noticias sea más positiva, tras el fin provisional del confinamiento, apertura de fronteras y llegada de las altas temperaturas. Ahora mismo el centro de las miradas se fijan en los posibles rebrotes y en lo que ocurrirá a partir de otoño, mientras sigue la carrera mundial por desarrollar una vacuna o tratamiento frente al Covid-19, pero el número de casos sigue siendo relevante en algunas países del primer mundo, como EE.UU., dónde el número de contagios aumenta en mayor medida que el porcentaje de tests realizados.

Los mercados han ido recuperando algo de nivel tras las caídas rapidísimas y profundas del mes de marzo, reflejando en cierta manera el sentimiento de los ciudadanos, que ahora es algo menos pesimista que el desconocimiento absoluto del impacto que teníamos en el mes de marzo. En este segundo trimestre, cada mes se ha cerrado en positivo en los principales índices, aunque la recuperación a nivel de cotizaciones ha sido desigual y en ningún caso completa.

A medida que transcurren las semanas, el foco se va poniendo sobre el impacto económico que tendrá la crisis (ERTEs que se traducirán en posteriores despidos, empresas que no sobrevivirán a la crisis, impacto estructural en sectores y empresas, que todavía los gestores no son capaces de estimar, Estados endeudándose..). Pero creo que hay algo no menos importante y que afectará también a nivel económico y personal: el impacto psicosocial, de hábitos, miedos y nuevas costumbres que se instalarán en nuestra sociedad a raíz de esta crisis y que generarán un cambio en la sociedad: teletrabajo, “homeschooling”, compras a distancia, cambio en las preferencias del tipo de vivienda (con espacios abiertos, fuera de la ciudad), viajes y turismo…

Tras esta situación, no creo que “salgamos más fuertes”: saldremos diferentes, transformados. Habrá un cambio notable en la forma de hacer ciertas cosas, lo que impactará en la vida de los ciudadanos y sus empresas. Habrá que adaptarse, aparecerán nuevas oportunidades y se acelerará la desaparición de otras costumbre y maneras de hacer las cosas que se quedarán anticuadas y serán poco demandadas.

Por otra parte, toda esta crisis está generando actuaciones cuanto menos cuestionables por parte de nuestros gobernantes y organismos oficiales. La expansión monetaria para evitar la caída masiva de empresas ante la imposibilidad de seguir con la actividad, lo que generaba problemas muy graves de liquidez y un cortocircuito en la transmisión de la riqueza: empresas que no facturan no pueden pagar a empleados/proveedores, que a su vez no pueden consumir, acelerando el proceso, impagando préstamos y alquileres, lo que a su vez afectaba a propietarios que tenían menos renta disponible para consumir y atender otros pagos, y a bancos, elevando su morosidad y dificultando la nueva concesión de créditos, lo que impide el acceso a la liquidez, acelerando todavía más el proceso… ejemplo de ello es el balance de la FED, en el que se observa la magnitud de la intervención, duplicando la Reserva Federal el nivel de activos bajo gestión:

Se puede entender como una buena medida el facilitar el acceso a esta liquidez por parte de los organismos, siempre que la asignación de estos recursos sea eficiente: a empresas y ciudadanos que previamente ya fueran rentables y esa liquidez les permitiera subsistir en una situación en la que el Gobierno te impide ejercer la actividad por un confinamiento impuesto (con motivo). El problema es que esta asignación de liquidez se realice a todos los agentes indiscriminadamente, convirtiéndose en subvenciones a fondo perdido y con cargo a unos contribuyentes ya muy endeudados por la actuación ineficiente de nuestros Gobiernos.

A día de hoy, la deuda pública per cápita en España se sitúa alrededor de los 25.000€, sin tener en cuenta todavía las medidas económicas que se han tomado en este 2020. Ya se anuncian medidas fiscales contra grandes corporaciones y grandes patrimonios, que luego en la práctica se efectuarán realmente sobre la clase media en gran medida, vía impuestos directos e indirectos.

Este anuncio de subida de impuestos tendrá a su vez un impacto negativo en el consumo: cualquier agente racional, ante el anuncio de una subida de impuestos en el futuro, aumenta su ahorro hoy.

Por mi parte, ante la falta de visibilidad en cuanto a trabajo, subidas de impuestos, posibles rebrotes, he optado por estar quieto este trimestre: he mantenido las aportaciones a la cartera en el mismo nivel, incrementando algo más el fondo de seguridad debido a la imposibilidad de consumir en los meses de abril-mayo. Apenas he realizado movimientos de compra-venta al estar ya invertido en un porcentaje elevado, y al sentirme más cómodo con una mayor liquidez disponible. Creo que puede ser un buen momento para comprar, con vistas a largo plazo; también se pueden dar momentos mejores en los próximos meses, ¿quién lo sabe?.

Vamos a las cifras del trimestre, en cuanto a evolución de principales mercados y cartera: actualizo los rendimientos generados durante los últimos 12 meses, a cierre de marzo 2020 (método TWR):

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: -18,52%
  • Rendimiento SP500 Net Return: 6,87%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: 4,28%

En cuanto a mis posiciones:

El rendimiento neto de la cartera en los últimos 12 meses ha sido del -9,75%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es del +2,89% anual.

Los dividendos, netos de impuestos, recibidos entre abril y junio han ascendido a +575,89€ (1.175,66€ en 2T 2019). Se ha confirmado la cancelación/reducción de dividendos que anticipaba al cierre del 1T, como es lógico. El principal impacto negativo lo generan tres empresas: BME (ya no está en cartera), Nicolás Correa (de momento no ha comunicado distribución de dividendos) y SCS Group (cancelado por Covid-19).

El ahorro del trimestre se ha situado en el 56,25% de los ingresos percibidos (excluyo los beneficios/pérdidas de la venta de acciones, en caso de haberlos), que se ha destinado a incrementar en parte la liquidez de la cartera y el resto se mantiene en cuenta corriente nómina. Los gastos se han mantenido muy reducidos, es lo que tiene no salir de casa. Sólo la hipoteca y el alquiler han representado el 62,5% de los gastos. Es un trimestre totalmente atípico, con un ahorro muy elevado debido a circunstancias excepcionales. Por otro lado he podido solucionar el cambio de inquilino, en el piso que tengo en propiedad, manteniendo mismas condiciones, por lo que no debería tener mucho impacto respecto a los ingresos previstos este año.

En cuanto a la cartera, muy pocos movimientos. Por el lado de las ventas, sólo he efectuado una única operación, vendiendo una opción PUT de Inditex a primeros de abril, con vencimiento en junio, y que se ha llegado a vencimiento sin ejecutarse, por lo que recibo la prima como ganancia patrimonial. La PUT vendida representa un ingreso de 115€.

Por el lado de las compras, y en la estrategia que vengo siguiendo en los últimos tiempos de tratar de dar mayor potencial de revalorización a la cartera, al mismo tiempo que trato de establecer posiciones en una tipología de empresa que se adapta más a mi perfil, las siguientes operaciones:

  • Compra en S & U PLC (24/04): tras la muy pequeña compra inicial, he podido ampliar posición a un precio mucho mejor (16,50 GBP). La empresa, como ya comenté, tiene 2 líneas de negocio principales: la financiación para vehículos de segunda mano y la financiación, mediante préstamos de puente, a la adquisición de viviendas (cuando el comprador está en espera de vender su anterior vivienda y necesita liquidez para la adquisición de la nueva).
  • Derechos de ACS y Repsol: he acudido a las ampliaciones, redondeando al alza, por lo que incremento el número de acciones en cartera.

Algunas notas sobre resultados del 1T presentados por las empresas:

  • Sorprendido positivamente por la evolución de Faes Farma: de las pocas empresas que presentan resultados mejores a cierre de 1T respecto a 4T/2019: sigue con un crecimiento espectacular, debido también a que algunos de sus clientes han anticipado compras para cubrir el riesgo de posibles desabastecimientos. Incrementa beneficios en más de un 20%, veremos a cierre de semestre.
  • Grenergy: apenas ha parado la actividad unos meses en Perú, retrasándose también algunos trámites administrativos, como el del parque de Cuenca, el proyecto estrella de este año (200 MW). La empresa ha valorado positivamente las medidas del nuevo RDL sobre energías renovables, aunque personalmente no me gusta la regulación/intervención del Gobierno en la fijación de precios.
  • Nicolás Correa: aunque la facturación ha caído (-25%), mantienen la cartera de pedidos a buenos niveles y no han parado la actividad apenas. La crisis les ha llegado con un balance fuerte y la empresa es positiva respecto a la evolución de la actividad en próximos meses.
  • Catalana Occidente: a seguir. La ratio combinada ha subido ya al 81% (respecto a un 70% aprox. a cierre del 2019), los próximos meses serán clave pero podría estar dando una oportunidad de compra excelente si la economía se recupera, aunque sea moderadamente.
  • Prim: los resultados de explotación son muy buenos, pero ya reconocen que habrá impacto negativo en próximos cierres. Espero un resultado peor que el de 2019, pero el sector sanitario debería notar menos esta crisis, la empresa es muy prudente y está muy bien capitalizada, y viene con un programa de refuerzo de la actividad comercial que debe empezar a dar sus frutos más pronto que tarde.
  • Resto de empresas: la valoración general es que presentan resultados peores que en anteriores trimestres, indicando además que todavía son incapaces de calibrar el impacto que tendrá el Covid-19. Pongo el foco de cerca en las empresas más endeudadas o en sectores de mayor riesgo: Gestamp e IAG.

Tras las operaciones realizadas, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 30/6:

La liquidez sube al 11,12% respecto al 10% del trimestre anterior. Se mantienen las 17 compañías en cartera.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Para finalizar, unos minutos musicales… “After the storm”, del maestro Desplat, para la película “Moonrise kingdom”:

https://open.spotify.com/embed/track/7s7WOzVhKmfvqD2NBhxFgp

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.

Actualización Cartera 1T 2020

Vaya cambio de tercio. Después de un 2019 estupendo en cuanto a evolución de la bolsa, y tras un arranque positivo en 2020, llegamos al cierre de marzo con un impacto brutal debido al Covid-19, que ha arrasado prácticamente todo el mundo, en sentido literal. Sólo unos pocos países (Corea del Sur, Taiwan, Singapur…), con experiencia en estas lides y planificación previa, han salvado con nota el daño que está y va a a seguir causando el virus.

A estas alturas, el número de fallecidos ha superado la cifra de 10.000 personas. Afortunadamente, tanto mi familia como yo estamos bien de salud, que es lo más importante.

Algunos dicen que, debido a impacto y rapidez, nos encontramos con un cisne negro de manual. Aunque el propio Taleb lo define como un cisne blanco, al hacer referencia a aquellos países que sí se habían preparado para un acontecimiento así y que, por lo tanto, lo consideraban como un evento esperable. Sea cual sea la definición, tanto importa, nos encontramos con un acontecimiento que ha provocado algo a lo que ninguna persona nacida en el siglo XX se había enfrentado: el confinamiento de gran parte de la población mundial y la paralización de toda actividad (social y económica) que ello conlleva. El mundo se ha parado.

Se podrá debatir si nos podríamos haber preparado mejor. Desde el punto de vista sanitario, es indudable que sí. Tanto por protocolos de emergencia, coordinación entre países y abastecimiento de equipos. Es evidente que un acontecimiento de esta magnitud desborda cualquier previsión, pero debemos preguntarnos honestamente si podríamos estar mejor preparados, dentro de unos límites razonables. Tenemos que aprender de esto para futuros eventos, que volverán a ocurrir.

Este parón casi total se ha visto reflejado muy rápidamente en los mercados, que han reaccionado de un manera muy violenta y rápida, con descensos que rondan el 25-30% en apenas 3 semanas, algo nunca visto. Posiblemente, a medio-largo plazo muchos de estos descensos habrán resultado exagerados, pero el nivel de incertidumbre sobre cómo saldremos de esta crisis es tan alto que la volatilidad se ha disparado y los inversores, por miedo, necesidad o precaución, demandan liquidez. Veamos la evolución reciente del VIX, que mide esta volatilidad:

Desde el año 2000, sólo en la crisis financiera de 2008-2009 se había alcanzado un nivel tan elevado.

Concretando en mayor medida en el impacto que está teniendo esta crisis en los principales índices, actualizo los rendimientos generados durante los últimos 12 meses, a cierre de marzo 2020 (método TWR):

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: -11,33%
  • Rendimiento SP500 Net Return: -7,53%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: -8,30%

En cuanto a mis posiciones:

El rendimiento neto de la cartera en los últimos 12 meses ha sido del -17,39%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es del +0,73% anual.

Como se puede apreciar, respecto al cierre de 2019, la caída del mercado se ha comido la totalidad de la rentabilidad obtenida desde el inicio de la cartera.

Los dividendos, netos de impuestos, recibidos entre enero y marzo han ascendido a +377,27€ (357,75€ en 1T 2019). Este importe supone un incremento aproximado del 5% respecto al año anterior. Es previsible que en los próximos trimestres se cancele el reparto de dividendos por parte de las compañías. Ahora mismo, “cash is king”.

El ahorro del trimestre se ha situado en el 51,8% de los ingresos percibidos (excluidos los beneficios/pérdidas de la venta de acciones), que se ha destinado a incrementar la liquidez de la cartera. No se han producido gastos extraordinarios en el trimestre. Por el lado positivo, el cobrar atrasos del año 2019 y el confinamiento del mes de marzo influye positivamente en el ahorro. Tal y como está el panorama, tenemos difícil el gastar dinero, algo que es previsible continúe en el siguiente trimestre. Afortunadamente, puedo mantenerme teletrabajando estas semanas, por lo que no espero una reducción de los ingresos, al menos a corto plazo ya que, previsiblemente en septiembre, acaba mi contrato de interinidad, aunque las probabilidad de renovación son elevadas. Mi inquilino también ha podido asumir el pago del alquiler del piso que tengo en propiedad, pero es posible que en los próximos meses no pudiera. Hay que aumentar la cautela, de momento el fondo de seguridad sigue intacto y aporta más tranquilidad si cabe.

En cuanto a la cartera, algunos movimientos. Por el lado de las ventas, cerré la pequeña posición en Viscofan. No porque la empresa tenga algún problema, de hecho tiene un carácter muy defensivo, sino porque busco mejorar los niveles de liquidez en previsión de poder invertir en otras empresas de igual calidad pero con mayor potencial. La venta se realizó a 54€ / acción, por lo que el beneficio obtenido es de +7,5%.

Por el lado de las compras, y en la estrategia que vengo siguiendo en los últimos tiempos de tratar de dar mayor potencial de revalorización a la cartera, al mismo tiempo que trato de establecer posiciones en una tipología de empresa que se adapta más a mi perfil, las siguientes operaciones:

  • Compras en Catalana Occidente (24/01 y 05/03), a 30,60€ y 26,70€, respectivamente: pasa a representar el 10,81% de la cartera, a precio de compra. Visto el timing, ha sido una pena, porque prácticamente tengo ya la posición completada y a fecha de cierre está cotizando en el entorno de los 18€. Pienso que el castigo es excesivo, es una compañía que ya superó con buena nota la crisis financiera y que ahora se encuentra con mejores niveles de liquidez y solvencia. Es evidente que sus activos perderán valor estos meses, tanto los inmobiliarios como la deuda en balance y que el centrar su actividad en los seguros de crédito a empresas le hará daño a corto plazo, a medida que se den quiebras y reclamaciones de impagos. En cualquier caso, la compañía venía obteniendo unos ratios combinados excelentes y aplica franquicias a esta tipología de seguros, reduciendo el riesgo mediante el reaseguro. Importante ver la visión que nos da la compañía en las próximas semanas, cuando se presente el cierre del primer trimestre. Recomiendo leer la carta de Horos AM, que además de ser interesante, ha incrementado su posición en la empresa y da algunos datos sobre la misma.
  • Compra en Gestamp (07/02): amplío posición a 3,44€, y pasa a representar el 7,98% de la cartera, a precio de compra. Aquí sí que ya preveo más problemas. La tesis de inversión en Gestamp es la de invertir en un proveedor TIER 1, que se estaba enfocando claramente en ser muy competitivo, cercanía al cliente (el fabricante de automóviles) y que estaba bien preparado para la disrupción que pudiera ocasionar el coche eléctrico. La compañia había ya realizado unas inversiones muy fuertes para conseguir estos objetivos, con un nivel de deuda respetable, y estaba consiguiendo incrementar su cuota de mercado mundial en un sector que estaba deprimido desde hace unos años. En los próximos años es cuando esperaba una conversión en flujos de caja de estas inversiones, pero la llegada tan repentina de la crisis cambia todo. Si estás cerrado, no fabricas, no vendes, no entra liquidez. Y hay que atender a los pagos cuando tu posición de balance no te deja mucho margen. Aunque la empresa está haciendo recompras de acciones, habrá que esperar a la valoración que hagan los gestores sobre impacto y medidas aplicadas. Aquí no espero recuperar la inversión en al menos unos años, y no tengo previsto ampliar posición hasta que se disipe parte de la incertidumbre actual, a riesgo de perder la oportunidad de comprar a precios que pueden ser bajos, ya que el peso en cartera es importante.
  • Inicio posición en Miquel y Costas (19/02): a 15€, que pasa a representar una posición del 1,60%. Una empresa con muchísimos años de historia, con una familia detrás que tiene una parte importante del capital de la sociedad. La actividad principal de la empresa es el de fabricar papel de tabaco, algo no tan sencillo como podría parecer y que exige inversiones constantes y elevadas en I+D y que tras la crisis financiera dejó muy pocos actores en escena, entre ellos Miquel y Costas. A pesar de la reducción del consumo de tabaco a nivel mundial al quedar pocas empresas en el sector, el poder de fijar precios es relevante, compensando la caída de volúmen con un mayor margen. Los gestores realizan una gestión prudente, de momento mantienen el dividendo, y unas posiciones de liquidez y solvencia fuertes, por lo que espero aumentar más en los próximos meses.

Como apuntes adicionales, a raíz del Covid-19, dejo anotadas algunas consideraciones para estos meses que vienen:

  1. La liquidez de la cartera ronda el 10%: me siento cómodo con esta posición, aunque evidentemente, ojalá fuese más elevada. Desde que se desató el mercado bajista, mis actuaciones han estado dirigidas en aumentar esta liquidez mediante el ahorro, la venta de PUTs y la mencionada venta de Viscofan. Para ello utilizo la liquidez disponible, sin utilizar el margen que podría solicitar al broker, no quiero apalancarme.
    • Venta de PUTs sobre Acerinox, strike 5,50€, vcto. 19/06/2020 y prima de 61€.

2. Actuación prevista: aunque soy consciente que los precios están muy bajos en algunos valores, ahora mismo me siento cómodo con la liquidez que tengo. Estoy invertido al 90%, por lo que una recuperación de los precios tendría un impacto positivo en el patrimonio. Hacer “market timing” puede no ser muy aconsejable, pero quiero esperar un poco más antes de usar la liquidez. ¿Hasta cuándo? El dato que sigo más de cerca es la evolución en EEUU, ¿cuándo se alcanzará allí el pico? ¿Cómo evolucionará el dato de desempleo? Al S&P500 podría quedarle margen de bajada, y el peso de EEUU en la economía mundial es relevante. También me parece importante seguir la evolución en los países asiáticos, algunos de los cuales parece que ya están saliendo del problema sanitario, pero… ¿habrá nuevos rebrotes? ¿de qué impacto?. Por ello, ahora mi preferencia se centra en aumentar liquidez e incluso rotar posiciones de la cartera si se da un momento apropiado para ello.

3. Posiciones a seguir: algunas empresas de la cartera tiene más números para pasar una situación especialmente delicada en los próximos meses. Tengo que estar atento a deterioros graves del negocio y/o posibles ampliaciones de capital. Estas empresas son Gestamp, IAG y, en menor medida, Repsol.

Tras las operaciones realizadas, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 31/3:

La liquidez baja al 10% respecto al 13,82% del trimestre anterior. Se mantienen las 17 compañías en cartera.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.

Actualización Cartera cierre 2019

Se terminó el año 2019 y es hora de hacer balance de los resultados obtenidos y dejarlos reflejados en el blog, en un año que ha resultado bastante plácido en cuanto a la inversión, especialmente por un último trimestre de revalorizaciones espectaculares en los mercados principales. Antes de entrar en detalle, indicar cuáles han sido las rentabilidades de mis indices de referencia en los últimos 12 meses:

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: +15,66%
  • Rendimiento SP500 Net Return: +30,31%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: +30,02%

En cuanto a mis posiciones:

El rendimiento neto de la cartera en el año ha sido del +31,70%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es del +11,90% anual.

Los dividendos, netos de impuestos, recibidos entre octubre y diciembre, han ascendido a 884,06€ (1.138,65€ en 4T 2018). Los dividendos disminuyen por la rotación de algunas empresas de la cartera (por la venta de las utilities en el 1T 2019, mientras que las empresas que han entrado en cartera abonan el dividendo en otros meses y en menor cuantía). En cualquier caso, no me preocupa este dato, dado que la cartera no se orienta a la obtención de dividendos.

Aún así, los dividendos anuales, netos de impuestos, recibidos en 2019 ascienden a 3.524,53€ (3.357,73€ en 2018), por lo que el incremento anual es del 5%.

El ahorro del trimestre se ha situado en el 41,48% de los ingresos percibidos (excluidos los beneficios/pérdidas de la venta de acciones), que se ha destinado a incrementar la liquidez de la cartera. El resultado del trimestre es muy similar a la media de ahorro del año, que es del 39,75%. Estoy satisfecho, al haber cumplido el objetivo de ahorro que me marqué a primeros de año, sin haber sacrificado calidad de vida. Mi objetivo para el siguiente año es poder ahorrar al menos el mismo importe que en 2019. Tengo claro que la fase de ahorro es mi punto fuerte, siempre he sido ahorrador por naturaleza, y algo que influye muy positivamente en la fase de inversión posterior. También voy notando como, a medida que pasa el tiempo, el ahorro generado tiene una menor relevancia sobre el volumen de la cartera, como es lógico.

En cuanto a la cartera, sólo dos movimientos y algo desafortunados. Por el lado de las ventas, deshice mi posición en Bolsas y Mercados a 26,66€, el día 8/11, pocos días antes de que se lanzase la OPA a 34€. Mala pata la mía, pensando que llevaba con esta posición una media de 5 años aprox.. Hacía tiempo que existían rumores de operaciones corporativas y finalmente parece que ésta será la definitiva. Pese a perderme esta revalorización significativa, al menos salgo de la inversión con rentabilidades positivas teniendo en cuenta los dividendos.

Por el lado de las compras, una única y pequeña adquisición en el trimestre, de una compañía extranjera que espero poder ampliar próximamente:

  • Inicio posición en S & U Plc (12/12), a un precio de 20,60 GBP: el peso en la cartera es insignificante, dado que sólo he podido adquirir unas pocas acciones, ya que la orden de compra sólo se ejecutó parcialmente. La compañía, con sede en Reino Unido, se dedica principalmente a financiar la adquisición de vehículos de segunda mano, y como actividad secundaria, a la financiación de préstamos puente en la compraventa de inmuebles. Aunque se han producido cambios relevantes en la dirección de la empresa, confío en que continúen con el historial de 18/20 años incrementando beneficios consecutivamente.

Tras las operaciones realizadas en este último trimestre de año, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 31/12/2019:

En cuanto al comportamiento de la cartera, ha sido algo afortunada e influida muy positivamente por la revalorización de Grenergy, que ya era una de las principales posiciones a cierre de 2018 y que en 2019 casi ha triplicado su valor (como ya hiciera en 2018). También Faes Farma se ha comportado estupendamente, con una revalorización en el año cercana al 70%. De no ser por estas 2 empresas, la rentabilidad hubiera sido muy similar a la del Ibex con dividendos netos, que tampoco está mal. Por el lado negativo, destacar especialmente Gestamp, que no ha tenido un buen año, como casi todo el sector auto, pero sigo opinando que es un bache temporal.

En cuanto al comportamiento de fondos de inversión y planes de pensiones, ha sido positivo, pero por debajo del rendimiento del mercado, tanto para Bestinver Global (+23,97%), como para Cobas Internacional (+12,49%) y Cobas PP (+12,19%). La paciencia es la madre de la ciencia, dicen; sigo confiando en que pueden ofrecer un rendimiento interesante a largo plazo.

Tras la venta de BME, la liquidez sube al 13,82% sobre precio de compra, respecto al 6,14% del trimestre anterior. Se mantienen el número de 17 compañías en cartera.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera e índices, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.

Actualización Cartera 3T 2019

Cerramos el tercer trimestre del año, el 2019 está resultando bastante positivo en cuanto a rentabilidades, pese a guerras comerciales, brexits, Cataluñas, elecciones, recesiones y otras noticias con las que nos bombardean cada día, casi siempre enfocadas a la confrontación, el negativismo y el miedo. En las bolsas se ha traducido en algo más de volatilidad, lo cual si se ve desde la óptica adecuada, es hasta conveniente para el inversor de largo plazo. Es evidente que las decisiones que toman los líderes políticos, nacionales, europeos y mundiales nos han llevado a un periodo de bajo crecimiento pero, aún así, los principales mercados siguen en positivo, presentando las siguientes rentabilidades en los últimos 12 meses:

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: 1,76%
  • Rendimiento SP500 Net Return: 3,10%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: 7,81%

En cuanto a mis posiciones:

El rendimiento neto de la cartera en los últimos 12 meses ha sido del +3,47%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es del +6,96% anual.

Los dividendos, netos de impuestos, recibidos entre julio y septiembre han ascendido a 1.107,05€ (1.007,13€ en 3T 2018). Este importe supone un incremento aproximado del 10% respecto al año anterior.

El ahorro del trimestre se ha situado en el 29,8% de los ingresos percibidos (excluidos los beneficios/pérdidas de la venta de acciones), que se ha destinado a incrementar la liquidez de la cartera. Este trimestre se ve influido “negativamente” por el gasto en unas estupendas vacaciones en Asturias, dentista y el cambio de la correa de distribución del coche, que ya tocaba. Eran gastos esperados, que creo no impedirán el objetivo de ahorro que me marqué a primeros de año.

En cuanto a la cartera, algunos movimientos. Por el lado de las ventas, finalmente he salido de Telefónica. Tenía esa posición desde el año 2013, iniciada en 2010. Llevaba tiempo con la idea de deshacer la posición, no es el tipo de empresa que quiero para la cartera. He elegido este momento para vender porque con la minusvalía generada compenso la plusvalía obtenida a principios de año con Naturgy. De esa manera evito tener que pagar en la próxima declaración el 20% del beneficio generado con la empresa gasista, aprovechando el escaso potencial y visibilidad que le veo a Telefónica.

Por el lado de las compras, y en la estrategia que vengo siguiendo en los últimos tiempos de tratar de dar mayor potencial de revalorización a la cartera, al mismo tiempo que trato de establecer posiciones en una tipología de empresa que se adapta más a mi perfil, las siguientes operaciones:

  • Inicio posición en Acerinox (8/7) y amplio con una compra adicional (16/8): pasa a representar el 3,08% de la cartera. Las compras se han realizado a 8,27€ y 7,08€, respectivamente. Opino que se acerca o está ya en un punto bajo del ciclo. Es una empresa muy eficiente y bien posicionada, con instalaciones en 4 continentes y con muchos años de historia.
  • Compra en Gestamp (16/08): amplío posición a 4,17€, y pasa a representar el 6,40% de la cartera. Ya comenté el trimestre anterior los motivos de la entrada, nada ha cambiado en mi opinión, por lo que si estaba dispuesto a comprar a 5,69€, ¿cómo no hacerlo a precios cercanos a los 4€?. Creo que es el momento de estar en el sector auto: hacía años que no bajaban las unidades vendidas de automóviles, reducción de márgenes, disrupciones, temas de emisión… ahora la negatividad está instaurada en el sector y además el contexto económico no acompaña. El capital mira hacia otro lado. Hay que seguir de cerca la deuda de la empresa, eso sí.
  • Compra en Catalana Occidente (27/09): a 29,15€, convirtiéndose en la primera posición de la cartera en cuanto a la parte de acciones (8,08%). No hay hechos relevantes en el trimestre y la empresa sigue la tendencia de los últimos años en cuanto a crecimiento (+10% aprox. del beneficio). Me sorprende algo esta caída, se está acercando a su valor contable obteniendo un ROE aproximado del 12%, lo cual no está nada mal. El ratio combinado sigue siendo muy bueno, está diversificando sus inversiones y no parece que el valor razonable de la renta fija vaya a sufrir próximamente con el entorno de tipos que tenemos. Creo que la gestión del capital es bastante buena, los inmuebles en cartera tienen un valor sustancialmente superior al valor en libros. Le veo un potencial razonable de revalorización, el futuro dirá.

Tras las operaciones, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 30/9:

La liquidez baja al 6,14% respecto al 12,09% del trimestre anterior. Se mantienen las 17 compañías en cartera.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.

Actualización Cartera 2T 2019

Finalizado el segundo trimestre, los principales índices siguen en positivo en 2019, presentando las siguientes rentabilidades en los últimos 12 meses:

  • Rendimiento IBEX con dividendos netos: -1,11%
  • Rendimiento SP500 Net Return: 9,75%
  • Rendimiento MSCI World Net Return: 9,02%

El rendimiento neto de la cartera en los últimos 12 meses ha sido del +4,26%.

El rendimiento histórico de la cartera desde inicio (01/06/2016) es de +7,38% anual.

Los dividendos netos de impuestos recibidos entre abril y junio han ascendido a 1177,48€ (1016,51€ en 2T 2018). Este importe supone un incremento aproximado del 15% respecto al año anterior.

El ahorro del trimestre se ha situado en el 52,3% de los ingresos percibidos (excluidos los beneficios de la venta de acciones), que se ha destinado a incrementar la liquidez de la cartera. Este trimestre se ve influido positivamente por la devolución de la declaración de la renta, mejora de los ingresos por dividendo e incremento de sueldo. El próximo trimestre tendré mayores gastos por vacaciones, mantenimiento del coche y dentista que reducirán en gran medida este porcentaje.

Ha sido un trimestre con pocos movimientos. No he realizado ventas, por lo que no hay nada que señalar en este apartado. A los precios actuales, el único valor que me planteo vender es Telefónica, por motivos fiscales y también porque no encaja en la tipología de empresa que quiero tener en cartera. Fue una compra realizada hace tiempo (la posición se formó hace más de seis años), cuando no tenía apenas criterio a la hora de invertir.

He realizado mi primera aportación del año al plan de pensiones (Cobas). La idea es intentar aprovechar en cierta medida la deducción que permite este producto, en mi caso supone una devolución en la declaración de la renta del 30% de la cantidad aportada. El plan está teniendo una rentabilidad negativa desde su inicio, algo decepcionante, pero mantengo la confianza en que mejorará.

Por el lado de las compras, y en la estrategia que vengo siguiendo en los últimos tiempos de tratar de dar mayor potencial de revalorización a la cartera, al mismo tiempo que trato de establecer posiciones en una tipología de empresa que se adapta más a mi perfil, dos operaciones principales:

  • Compra en Nicolás Correa (29/4): amplio la posición, que pasa a representar el 3% de la cartera. La compra se realiza a 4,04€, precio que representa pagar 6-7 veces beneficios del año 2018. La empresa está posiblemente en pico de ciclo y espero una reducción de márgenes para el 2019, así como del beneficio y de la cartera de pedidos, pero aún así quería ampliar la posición. Los resultados este año serán buenos y ya han cobrado los 4 millones pendientes de cobro por la planta de Itziar, quedando en una situación financiera bastante cómoda. En cualquier caso, una compra algo especulativa.
  • Compra en Gestamp (03/05): inicio posición a 5,69€, que pasa a representar el 3,19% de la cartera. La empresa viene de unos años de fuertes inversiones que espero den sus frutos en los próximos años. El sector está muy débil en los últimos años, pero opino que los pasos que viene realizando están muy pensados y la directiva es de garantías. En cualquier caso, el timing no ha sido afortunado (cotiza actualmente a 5,21€, pero ha llegado a bajar de 5€), por lo que es posible que amplíe posición.
  • Me quedo los derechos de ACS y Repsol, redondeando al alza para ajustar la conversión en acciones, que se producirá a lo largo del mes de julio.

Tras las operaciones, la cartera queda con la siguiente composición, con cotizaciones a 30/6 (ya ajustado el efecto de los derechos de ACS y Repsol):

La liquidez baja al 12,09% respecto al 15,6% del trimestre anterior. Aumentan las compañías en cartera, pasando de 16 a 17.

Las rentabilidades obtenidas por la cartera, incluyendo los dividendos netos de impuestos (efectivo + acciones + fondos + planes de pensiones) desde 1 de junio de 2016 son las siguientes:

Nota importante: 
Esta información y toda la contenida en el blog tiene carácter meramente informativo y no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Los lectores deben ser conscientes de que los valores e instrumentos financieros a que se refieren pueden no ser adecuados a sus objetivos de inversión, por lo que deben adoptar sus propias decisiones, procurándose a tal fin el asesoramiento especializado que consideren necesario.